¿Por qué vender impresión será el fin de los impresores? | VINYLCOLOR
1112
post-template-default,single,single-post,postid-1112,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode_popup_menu_text_scaledown,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Puede parecer una contradicción pero no lo es tanto. Ya no es suficiente con vender impresiones en CMYK. Mantener márgenes comerciales vendiendo tinta y papel (u otro soporte similar, como vinilo, lona, etc) es imposible, Por ello, las empresas de impresión debemos aportar mayores servicios que generen valor añadido al cliente.

Los impresores que incrementen su producto con este valor añadido, serán capaces de crear un nuevo tipo de relación con sus clientes, lo que permitirá que éstos acepten un mayor coste por un valor añadido, igualmente mayor; lo que abrirá el camino hacia la rentabilidad necesaria para soportar las estructuras empresariales.

Las empresas que continúen vendiendo sus productos sin valor añadido serán consideradas como simples “comodities”; sin control sobre sus márgenes e inmersos en una dinámica cada vez más difícil de defender o de permanecer en el mercado.

Algunas reflexiones sobre esta situación:

No convertirse en suministradores tipo “comodities”

De esta forma, la empres no sólo será visto como un proveedor más sino como un socio comercial que ayuda a sus clientes a lograr sus objetivos, involucrándose en ese proceso, buscando resultados optimizados, mayor eficiencia y/o una mayor eficacia en costes.

Así, estas empresas de impresión podemos marcar nuestras diferencias respecto de la competencia alejándonos de una situación complicada a efectos de rentabilidad.

Los compradores están dispuestos a pagar más por una mejor capacidad

El tipo de compra cambia cuando se incorporan valores añadidos a la oferta de la empresa. La mayoría de los compradores asumen (a veces erróneamente) que todos los impresores ofrecen buen servicio y buena calidad; por lo que la opción precio es la más relevante.

Sin embargo, si una empresa de impresión ofrece un valor añadido, la situación cambia. Este valor marca la diferencia comparativa con otros agentes del mercado que tan sólo ofrecen precio. Y ello porque los clientes buscan y aprecian un valor añadido que tendrá su repercusión en el retorno de su inversión, abandonando el pensamiento de un impresor tipo “comodity”. De esta manera, será mucho más fácil para una empresa de estas características diferenciarse de la competencia.

No obstante, es preciso saber vender adecuadamente estas capacidades; lo que modifica, igualmente, el proceso de compra del cliente.

Es más difícil de ganar a las empresas que no sólo se mueven por precio

El precio siempre es y será una peculiaridad importante en el proceso de compra por cuanto que el comprador puede ir comparando especificación por especificación. Pero incrementando el valor añadido que oferte el impresor el comprador valorará otros aspectos que afecten a su inversión y que no sea tan sólo el precio más económico.

Ofertando servicios de valor añadido se puede marcar la diferencia con la competencia. Y es en esta postura donde VinylColor Digital lleva posicionándose años, colaborando con nuestros clientes en la identificación de la solución más adecuada, valorando diversas opciones en base a presupuestos o impacto, estando presentes desde el inicio del proceso para valorar pros y contras; en definitiva, poniendo toda nuestra experiencia acumulada al servicio de nuestros clientes.